A Luis le apasiona todo lo que hay después de la muerte: Cristina no sabía dónde meterse