La limitación del paro hace que la complicidad de Mónica y Carlos peligre