Los 'lapsus' de Gonzalo ¿Despiste o falta de interés?