Una lámpara rota y una pregunta que sienta mal: “¿Te gusta el sexo en lugares públicos?