Los calzoncillos de la suerte de Juanma: Miriam no sabe dónde mirar