Jesús no consigue ablandar el corazón de Beatriz ni con su truco de magia en la primera cita