Jesús se lleva una buena sorpresa en la sala de la decisión final