Igor y Silvia (cuando un bakala conoce a una heavy y no saltan chispas): el deporte no es su fuerte