El baile de la hostilidad: Emilio y Lola no se ponen de acuerdo ni para bailar