La edad, un hándicap para que David y Dena se sigan conociendo