Los gustos raros de Álex: “A mí me gusta tocar codos”