La furia de Laura: "¡Me han entrado unas ganas de cogerle de los pelos...!"