Fran a Giovanni, entre risas: “Menos mal que no me han traído a un cateto de pueblo”