Mercedes nos desvela su mayor fobia: Los labios gruesos