Antonio lo tiene claro: el flechazo llega en seis segundos