De no saber lo que es la música indie a dar el cante en el restaurante