Las castañuelas de Teresa ponen ritmo a una cita con poco feeling