Jorge Javier Vázquez, más que consejero del amor, ¡pitoniso!