Esther: “Soy una obsesa de los dientes, me gustan perfectos, como suena la palabra”