Oana y Abdel, dos guerreros que se querían para pelear dentro del rin, pero no fuera