Guillermo, la joya de la corona: “Detallista no soy, cariñoso soy poco”