Eli y Alex, lo que bien empieza... ¿bien acaba?