Los celos no siempre son un inconveniente: ¡Habrá segunda cita!