Tu postura, tus gestos o tu primera palabra: bastan 7 segundos para que alguien se forme una impresión sobre ti