Del amor con extra de azúcar al zasca... ¡a los diez segundos de conocerse!