La mejor experiencia de Jordi: “Hacerlo en un cuarto oscuro al ritmo de Donna Summer"