Encarni no acepta bien las calabazas de Fernando y le pone contra las cuerdas