Así se empieza bien una cita: con un beso a ciegas y a cuatro bandas