Las diferencias musicales truncan la cita de César y Salomé: “Soy de Reguetón y no soporto la guitarra eléctrica”