La despedida más surrealista de una cita: "¿como amigos? Si no me caso, no quiero amistades"