¡Qué desastre! Javier y Rebeca no coinciden en nada… salvo en su gusto por la tortilla