David, al que “todos envidian”, se lleva un palo en la sala de la decisión final