La curiosa afición de Roberto que hace que a Ruth le de un auténtico ataque de risa