Cristian se quiere mucho: "Yo me miro y me digo: ¡Guau, qué chico tan guapo!"