El final de una cita con más hachazos que nunca: “Definitivamente NO”