Antes muerta que sencilla: “Te encuentras con el barrendero y tú todo fea”