Los celos acaba con la esperanza de una segunda cita: “No me gusta que sean posesivos”