La cita de Leo y Marta: él es fuego; ella, hielo