El chiste que Martín le ha contado a todo el restaurante