Carmen y Jesús son 'de pata negra' y odian las grandes ciudades