Los problemas de Carlos Sobera con la tecnología aumentan por días