Por primera vez, Carlos Sobera tiene miedo de un invitado: Vicente, el hipnotizador