Edorta y Raquel, el careo final de una cita terrorífica