Como el blanco y el negro, Rebeca y Javier no tienen nada en común