El pique de Bico y Jacobo por la paella