“¿Un beso? Donde sea, menos en la boca”: el zasca de Jesús a Judith