Besazo en la boca de Fran... ¡y hachazo de Mónica!