El doble lapsus que arregla lo que parecía no tener remedio entre Ninibeth y Alberto