A Arkaitz hasta se le olvida el nombre de su cita