Anxo e Iván se conocen de una manera muy singular: ¡Esposados!